dissabte, 8 de gener de 2011

Informe ESKO


En la impresión de envases flexibles, el uso de técnicas flexográficas digitales ya ha alcanzado el 20 por ciento. Esko ha entregado más de 1.000 unidades CtP al mercado, y estima que el potencial puede ser más del doble.

Aunque cada vez más convertidores se deciden por la tecnología de camisas (sleeves) para flexografía, las formas redondas (sin discontinuidad) solamente representan un uno o dos por ciento del mercado.

Según estudios realizados por Esko, la producción de planchas digitales crece a un ritmo anual de entre el 10 y el 15 por ciento. Los factores clave que influyen sobre este crecimiento incluyen la migración general de offset y huecograbado a flexografía, así como la tendencia a producir planchas en la propia imprenta y la simplificación tecnológica del proceso de exposición.

En la actualidad, la demanda de camisas de flexografía está registrando un pico de crecimiento: la cantidad de camisas vendidas aumenta entre un 10 y un 15 por ciento mensual. Uno de los criterios decisivos en este contexto es la conversión desde cilindros grabados directamente a camisas de flexografía digital para envases flexibles.

Las planchas y camisas expuestas en máquinas Cyrel Digital Imager (CDI) de Esko producen impresos más estables y de mayor calidad, logrando resultados que anteriormente quedaban reservados al offset o huecograbado.

Con la tecnología de camisas, la plancha de impresión redonda, sin discontinuidad, se expone y procesa en el cilindro impresor.

La camisa Cyrel Round de DuPont garantiza un funcionamiento más fluido y mayores velocidades de la máquina de impresión sin comprometer la calidad. Puesto que se expone digitalmente, proporciona unas características de impresión constantes en toda la anchura de la bobina y de tinta a tinta.

Combinando mayor calidad con mayor productividad, la flexografía se ha acercado un poco más a la perfección. Además, generalmente los tiempos de preparación más cortos aceleran los tiempos de respuesta, lo que supone una importante ventaja con respecto al huecograbado.

Una de las principales ventajas de la tecnología de camisas es que permite imprimir imágenes continuas. Comparada con una plancha de impresión, una camisa siempre se expone, procesa y aclara en la misma posición, gracias a un registro muy preciso, lo cual supone una importante mejora.

Por el contrario, una plancha debe someterse a una serie de pasos de montaje individuales. Por otra parte, desaparece la necesidad de trabajar con trucos de maquetación para lograr fondos continuos o multicolores.

Dado que la plancha no tiene discontinuidad, la flexografía puede competir con el huecograbado a la hora de imprimir envases flexibles. La flexografía es ideal para aplicaciones como envases alimentarios, sacos y bolsas de alimentos congelados, que suelen tener imágenes continuas y solamente requieren un corte antes del envasado y sellado.



Además del aumento de la productividad, otra ventaja de la tecnología de camisas es el tiempo que se ahorra en la preparación de la máquina. El impresor puede entregar un envase en un plazo más corto, con una calidad igual a la del huecograbado y con un coste menor para el cliente. Los impresores ahorran tiempo de montaje, la preparación es más rápida y se generan muchos menos residuos.

En otras palabras, la máquina de impresión puede funcionar más rápidamente (entre un 10 y un 20 por ciento), proporcionando una mayor capacidad. Y lo que es más, las camisas duran más que las planchas y ofrecen mayor consistencia en máquina.

Las camisas digitales eliminan los problemas de distorsión en preimpresión y el montaje manual de las planchas. Para terminar, no se produce ninguna distorsión del cilindro impresor post-exposición, ni alargamiento de la plancha.

Esko presentó la primera unidad CDI en la edición 1995 de la Drupa, en cooperación con DuPont, fabricante de planchas digitales. Al año siguiente WKA Warburger Klischee Anstalt GmbH, con sede en Warburg, Alemania, se convirtió en la primera empresa del mundo en instalar un CDI.

En la actualidad, esta empresa es el principal fabricante europeo de formas de impresión y bloques para flexografía, y tiene la mayor capacidad de producción de planchas de toda Europa. WKA y su afiliada, Carl Kind junior de Bielefeld, Alemania, una de las empresas de preimpresión más modernas y de mayor éxito del segmento de la preimpresión de envases, operan conjuntamente un total de ocho unidades CDI de Esko. La oferta combinada de ambas empresas, con un total de 150 empleados, abarca desde el diseño de envases hasta planchas acabadas.

Hace tres años, WKA volvió a hacer honor a su reputación de pionera en las nuevas tecnologías instalando la primera unidad CDI sólo para camisas.

Los resultados de impresión demostraron que la camisa fotopolímera digital sin discontinuidad no es de ningún modo inferior a la plancha digital en calidad de impresión, y de hecho la supera en precisión de registro y tiempo de preparación. El impresor obtiene una camisa conforme a sus especificaciones, que se puede montar de forma rápida y sencilla. Gracias a la alta precisión concéntrica, se logra un registro excelente tanto vertical como horizontal. Estas ventajas son especialmente interesantes para motivos continuos, porque no es necesario imprimirlos en huecograbado para obtener una alta calidad.

Según Udo Linke, director gerente de WKA y Carl Kind junior, la tecnología de camisas todavía tiene un gran potencial por desvelar: “Los impresores de flexografía deben decidir si prefieren producir las planchas manualmente y aceptar todas las deficiencias y fuentes de error, o si prefieren una plancha redonda, digital, fiable y producida industrialmente que esté lista para usar de inmediato”. Mientras no llegue ese momento, todavía queda mucho trabajo por hacer para cambiar la forma de pensar de los implicados del sector.

Por ese motivo, WKA ha contratado a un equipo de consultores para convencer a impresores y fabricantes de productos de marca sobre las ventajas de la tecnología de camisas. En WKA y C.Kind junior, la flexografía supone dos terceras partes de toda su actividad, mientras que el tercio restante está reservado a trabajos de preimpresión de envases para offset y huecograbado. Todas las planchas de impresión de ambas empresas se producen digitalmente. Dentro del segmento de las formas impresoras para flexografía, las camisas suponen alrededor del 20 por ciento, una proporción que Udo Linke quiere incrementar.

Para algunos clientes, la impresión flexográfica convencional no alcanza la calidad y el nivel de reproducibilidad que podrían lograr sin esfuerzo utilizando planchas flexográficas digitales, especialmente camisas.

Las demandas impuestas sobre el proceso flexográfico han aumentado: los envases son cada vez más coloridos y sofisticados para provocar un impulso de compra más fuerte en el punto de venta. Las tiradas son cada vez más cortas, haciendo más atractiva la impresión de envases mediante flexografía, ya que puede ahorrar gastos de impresión y preparación en comparación con el huecograbado.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada