dissabte, 11 de maig de 2013

Retoc Fotogràfic

Amb senzills retocs podem millorar l'aspecte de qualsevol cara.



També podem donar color a les fotos en blanc i negre.


dilluns, 14 de novembre de 2011

FInger Print: Kodak vs Flexo HD

Finger Print: Kodak vs Flexo HD


Divendres passat vam fer unes proves de planxes Kodak i de Flexo HD. (Soft. d’Esko i planxes Flint).
Aparentment el resultat és molt similar però quant et pares a mirar amb deteniment les mostres impreses es veuen algunes diferències.
No cal dir que les condicions de màquina, tinta, “foam” i anilox són exactament les mateixes.
La diferència més destacable que jo i trobo és la transferència de tinta. En els dos casos tenim una molt bona cobertura en els macisos i una gran definició a les altes llums, però la planxa de Kodak ens dóna més densitat de color.
Una altre cosa que veig, es que la transició de 0 a 100 i de 100 a 0 és més uniforme a la planxa de Kodak. El punt fins a 0,4% està garantit.
A l’hora d’imprimir texts i negatius petits les dues planxes ofereixen molt bones garanties, si parlem de tipos, estem parlant que imprimim cossos de 2pt. I si parlem de negatius estem parlant de 0,035 mm.
Veig també que el creixement de punt és inferior a les planxes (tradicionals).
Això només són unes pinzellades, ara hem d’analitzar les mostres en detall.Aquesta tasca ja la farà el gravador i ens aplicarà una contra corva de compensació.
En resum i sempre segons la meva opinió els dos sistemes són molt bons i ens ajudaran a millorar la nostre qualitat d’impressió. A l’hora de decidir-nos per una planxa o per l’altre ens caldrà també tenir en conte el cost que tenen cada una d’elles, sent la de kodak més cara.




dimarts, 1 de novembre de 2011

dimecres, 21 de setembre de 2011

diumenge, 17 de juliol de 2011

Perfils de color

La gestión de colores precisos y coherentes requiere perfiles exactos compatibles con ICC de todos los dispositivos de color.

 

Por ejemplo, sin un perfil de escáner exacto, una imagen perfectamente escaneada puede aparecer de forma incorrecta en otro programa simplemente por alguna diferencia entre el escáner y el programa que muestra la imagen.

Esta representación engañosa de una imagen que ya es satisfactoria puede ser la causa de tener que realizar “correcciones” innecesarias en las que se tarda mucho tiempo y que son potencialmente peligrosas.

Con un perfil exacto, el programa que importa la imagen puede corregir cualquier diferencia en los dispositivos y mostrar los colores reales de un escáner.

Un sistema de gestión de color utiliza los siguientes tipos de perfiles:

Perfiles de monitor Describa cómo reproduce actualmente el monitor el color. Este es el primer perfil que se debe crear, porque una visualización precisa del color en el monitor permite tomar decisiones de color críticas en el proceso de diseño. Si lo que ve en el monitor no representa los colores reales del documento, no podrá mantener la coherencia de color.

Perfiles del dispositivo de entrada Describa los colores que puede capturar o escanear un dispositivo de entrada. Si la cámara digital ofrece varias opciones de perfiles, Adobe recomienda seleccionar Adobe RGB. Si no es así, utilice sRGB (que es el perfil predeterminado de la mayoría de las cámaras).



Los usuarios avanzados pueden plantearse también la posibilidad de utilizar perfiles diferentes para fuentes de luz distintas.

Para perfiles de escáner, algunos fotógrafos crean perfiles distintos para cada tipo o marca de película escaneada en un escáner.

Perfiles del dispositivo de salida Describa el espacio de color del dispositivo de salida, como impresoras de escritorio o una prensa.

El sistema de gestión de color utiliza perfiles del dispositivo de salida para asignar los colores de un documento de forma correcta a los colores de la gama del espacio de color de un dispositivo de salida. El perfil de salida también debe tener en cuenta condiciones de impresión determinadas, como el tipo de papel y de tinta. Por ejemplo, un papel satinado puede mostrar una gama de colores distinta a la de un papel mate. La mayoría de los controladores de impresora llevan perfiles de color incorporados. Se aconseja probar estos perfiles antes de invertir tiempo en perfiles personalizados.

Perfiles de documento Defina el espacio de color RGB o CMYK determinados de un documento. Al asociar, o etiquetar, un documento con un perfil, la aplicación proporciona una definición de los aspectos reales del color en el documento.

Por ejemplo, R=127, G=12, B=107 es simplemente un conjunto de valores que diferentes dispositivos mostrarán de forma distinta. En cambio, cuando están etiquetados con el espacio de color RGB de Adobe, estos valores especifican un color real o una longitud de onda de luz; en este caso, un color específico de púrpura. Cuando está activada la gestión de color, las aplicaciones de Adobe asignan automáticamente a los nuevos documentos un perfil basado en las opciones de Espacio de trabajo del cuadro de diálogo Ajustes de color.

Los documentos sin perfiles asignados se denominan sin etiqueta y sólo contienen los valores de color en bruto. Al trabajar con documentos sin etiqueta, las aplicaciones de Adobe utilizan el perfil del espacio de trabajo activo para mostrar y modificar los colores.

Gestión del color con perfiles.

A. Los perfiles describen los espacios de color del dispositivo de entrada y del documento.

B. Mediante las descripciones de los perfiles, el sistema de gestión de color identifica los colores reales del documento.

C. El perfil del monitor indica al sistema de gestión de color cómo convertir los valores numéricos del documento en el espacio de color del monitor.

D. Mediante el perfil del dispositivo de salida, el sistema de gestión de color convierte los valores numéricos del documento en los valores de color del dispositivo de salida para que se imprima el aspecto correcto.

¿Es necesaria la gestión de color?

Sin un sistema de gestión de color, las especificaciones de color dependen del dispositivo. Se puede prescindir de la gestión de color si el proceso de producción está estrechamente controlado para un único medio.

Por ejemplo, el usuario o su proveedor de servicios de impresión puede ajustar las imágenes CMYK y especificar valores de color para un conjunto específico y conocido de condiciones de impresión. El valor de la gestión de color aumenta cuando existen más variables en el proceso de producción. Se recomienda utilizar la gestión de color si se tiene previsto reutilizar los gráficos de color en medios impresos y en línea, usar varios tipos de dispositivos para un mismo medio (como diferentes prensas de impresión) o si se trabaja con varias estaciones de trabajo.

Un sistema de gestión de color será ventajoso si se persigue alguno de los siguientes objetivos:

Obtener una salida de color uniforme y predecible en diversos dispositivos de salida, como las separaciones de color, la impresora de escritorio y el monitor.

La gestión de color resulta especialmente útil para ajustar el color para dispositivos con una gama relativamente limitada, como la prensa de impresión con proceso de cuatro colores.

Realizar pruebas en pantalla de un documento de color (previsualizarlo) en el monitor haciendo que simule un dispositivo de salida concreto. (Las pruebas en pantalla están sujetas a las limitaciones de visualización del monitor y a otros factores como las condiciones de iluminación de la habitación.)

Evaluar con precisión e incorporar de manera coherente los gráficos de color desde muchos orígenes diferentes si también usan gestión de color y, en algunos casos, incluso aunque no lo hagan.

Enviar documentos de color a diferentes dispositivos y medios de salida sin tener que ajustar manualmente los colores de los documentos o los gráficos originales. Esta posibilidad resulta valiosa cuando se crean imágenes que se utilizarán impresas y en línea.

Imprimir color correctamente en un dispositivo de salida desconocido; por ejemplo, se puede almacenar un documento en línea para imprimirlo siempre que se desee y desde cualquier lugar del mundo con colores que se puedan reproducir de forma coherente. 



Aquest artícle ha sortit de flexofrafia.com